RISOTTO DE BOLETUS.

jueves, 23 de septiembre de 2010

El otro día , tras el post de Roma, se me puso el gusanillo de hacer algo con unas setas deshidratadas que me traje de allí. Así que como también me traje cerca de un kilo de parmesano reggiano, lo que me rondaba por la cabeza era un risotto. Los que me conocen saben que no soy muy fan del arroz, pero el risotto me encanta. Me puse manos a la obra y esto fué lo que salió. Espero que os guste!

Ingredientes:

- 2 vasitos de arroz bomba.
- 40 gramos de setas boletus deshidratadas.
- 1 puerro.
- 1/2 cebolla.
- 1 ajo.
- 5-6 hebras de azafrán.
- 1 chorrito de vermout.
- Aceite de oliva.
- Sal.
- Parmesano recién rallado.

Elaboración:

Primero, lavar las setas y ponerlas a hidratar como indique el fabricante. Después en una sartén de fondo grueso pochamos el ajo, la cebolla y el  puerro picados finamente. Cuando empiecen a tomar color añadimos las setas. Sofreímos brevemente y añadimos el vermout para que evapore el alcohol. Ponemos el arroz, añadimos un par de cacitos de caldo de las setas, que debe estar colado para limpiarlo de impurezas. Añadimos también el azafrán. Llegados a este punto lo mejor es coger una banquetita, ponerla al lado del fogón y sentarnos, pues debemos de ir añadiendo el caldo poco a poco y sin dejar de remover el arroz para que suelte el almidón.Si todo va bien, y a fuego lento, en 18 minutos el arroz tiene que estar hecho. Debe de quedar con una salsita espesa pero no pastoso. Le añadimos el parmesano rallado y lo removemos.




Para esta cantidad de arroz he usado aproximadamente tres o cuatro veces más de caldo. La cantidad de líquido varía según el tipo de arroz. Además conviene que el caldo esté caliente cuando lo añadamos al arroz para que la cocción no se corte.


VACACIONES EN ROMA.

domingo, 19 de septiembre de 2010

Lo mejor de irte de vacaciones a Roma (o a Italia en general), es que aparte de poder conocer una ciudad increíble, en la que se respira historia a cada paso, también puedes descubrir su gastronomía. Comerte un rollo de espinacas y mozzarella sentada en la Fontana de Trevi es una experiencia que se debería de incluir en las guías de viaje.

Estas fueron nuestras segundas vacaciones en Roma. Así que pudimos volver a aquellos lugares que nos gustaron la primera vez y al mismo tiempo descubrir nuevos sitios donde puedes, sin duda, disfrutar de la cocina italiana en todo su esplendor. Os dejo aquí unas fotitos "culinarias" de alguna de mis comidas favoritas en la ciudad de Roma.


Primero: pizza alla pala. una solución barata y sabrosa si lo que se busca es comer algo rápido y salir corriendo a ver mas sitios. Mi favorita, la de tomates, mozzarella y rúcula.




















                                                                                                

Segundo: Bocadillo de salami y rúcula. No hay nada mejor para merendar.





Tercera foto: Tiramisú en el restaurante Arlú (el cual es digno merecedor de un post para el solo)






Y cuarta y última: rollo de espinacas y mozzarella. Mi cara lo dice todo, nada que añadir!!






En definitiva, perderse en Roma es poder descubrir que en cada esquina hay un gran plato esperando a que le hinques el diente. Esto es solo un pequeña muestra de una semana probando nuevos platos, como las berenjenas a la calabresa o los espaguetti "Chanel" del restaurante "L'Arquetto".

RESTAURANTE "LA PIEDRA".

sábado, 18 de septiembre de 2010

Estos últimos días me ha tocado viajar por trabajo, por eso no he podido actualizar el blog, pobrecillo que abandonado lo he tenido!! Pero para lo que si que tuve tiempo fué para darme un homenaje con mi novio en el restaurante "La Piedra",  de Zaragoza. Si no lo conocéis os lo recomiendo, especialmente para cenas parejiles. Es un local muy pequeño, por lo que conviene reservar con antelación. El trato es maravilloso y la comida una delicia.

Nuestro menú consistió en:

1/2 ración de piedritas, unas patatas con salsa de queso.
1/2 ensalada de confit y magret con frutos rojos.
1 Solomillo ibérico con tres salsas.
Tarta de queso con chocolate caliente.
Flan de mascarpone.

Todo estaba perfecto y con una presentación muy bonita.



Esto son las piedritas. Bueno las piedritas y un copa de cerveza, que nunca está de mas para acompañar una patatitas tan ricas como estas. Mas abajo, mi postre, flan de mascarpone, muy cremoso y suave.

Ya siento no tener fotos de la ensalada y el solomillo a la piedra pero como dicen en mi casa: oveja que bala pierde bocado!!








El autor de estas dos fotos, mi compañero de mesa, mi novio Javi. Cumpleañero con poca devoción por el cumpleaños pero con mucha por comer bien. Pudo soplar la velita que le pusieron en la tarta de queso y yo le pude estirar de las orejas y cantarle el cumpleaños feliz.

Espero que en este blog que comienza tímidamente os pueda contar al año que viene la cena del cumple de Javi.  Así que os dejo por aquí y me voy a cocinar un rato.
                                                                                                    

LA PAELLA DE MI MADRE

domingo, 5 de septiembre de 2010

Compartir cocina es una situación agradable. Si encima aprendes de tu compañía mejor que mejor. Por eso hoy La cocina de Quincampoix estrena una sección nueva: Estrellas invitadas.

Suelo relacionar a la gente con recetas, y hay una muy especial. Mi madre y la paella. En mi casa la paella no se come el domingo, se come el sábado. Primero porque el domingo el mercado está cerrado, segundo por que el domingo es día de vaguear en la cama hasta las mil. Así que los sábados hay paella. Y es muy sencilla, sin trucos especiales ni elaboración rebuscada. Es natural y por supuesto, sin colorante. Así que como quiero darle al maestro (maestra en este caso) el lugar que se merece, ayer me colé en la cocina de mi madre para el momento "paellil". Aquí tenéis a mi madre, Nuria, y su paella sabadera.

Ingredientes:

- 1 vaso de arroz.
- 8 langostinos.
- 10 mejillones.
- 12-14 almejas.
- 1 calamar.
- 1 cebolleta tierna.
- 1 pimiento verde.
- 1 ajo.
- 1 tomate grande.
- Aceite de oliva.
- Azafrán.
- Sal.

Elaboración:

Picar la cebolleta y el ajo. Picar también el pimiento verde, pero en trozos más grandes. Poner aceite en la paellera y sofreír. Cuando las verduras se hayan pochado, añadir el tomate, pelado y en daditos. Entonces se empiezan a añadir los mejillones y las almejas, cuando se abren se sacan a un plato. Después se pone el arroz. Para dos personas con un vaso grande de agua es suficiente, aunque si te gusta mucho el arroz puedes ponerle más. Cuando el arroz esté transparente le añadimos el agua, que será siempre el doble del arroz que hayamos puesto. Ponemos también el calamar y el caldito que haya quedado en el plato de los mejillones y de las almejas. El arroz se hace en 18 minutos. Cuando lleve cociendo 10 minutos se le ponen todos los mariscos. Un par de minutos antes de que acabe la cocción, se saca del fuego, se tapa con un trapo y se deja que repose un poco. La paella queda lista para servir. Yo prefiero no optar por presentaciones muy elaboradas, me gusta más sacar la paellera a la mesa y repartir allí.




Esta receta es para dos. Para mi madre y para mi. Compartir la mesa y disfrutar de la comida es algo que siempre se ha hecho en mi casa. Ahora lo llaman movimiento "slow- food". Pero ojalá no hiciera falta reivindicar nada. Debería ser algo innato. Los críos deberían tener curiosidad por saber como se prepara lo que se llevan a la boca. Yo agradezco a mi madre el haberme enseñado, entre otras muchas cosas, el arte de comer bien y disfrutar de la comida y las personas que te acompañan en la mesa.  

PORRA ANTEQUERANA, EL VÍDEO.

sábado, 4 de septiembre de 2010

Como lo prometido es deuda y esta semana he sido muy vaga con el tema blog, cuelgo el vídeo de la porra antequerana. Espero que os guste y que la hagáis en casa.

video
Doy las gracias a Javi, que con paciencia editó el vídeo. Parece que estés en mi cabeza, ni yo misma lo hubiera hecho mas a mi gusto.

La música es de Yann Tiersen, de la peli Amelie, que con sabiduría e inocencia a partes iguales le enseñó al mundo que "incluso las alcachofas tienen corazón".
Pues eso.